Viajar en avión con Bebés

Volar con niños, y sobre todo en la última década en donde los paranoicos controles en los aeropuertos han ido a más, puede ser un verdadero suplicio. Un amigo mío lo considera el punto de más tensión en un viaje con niños, y coincido con él.  

Lo primero es tener muy en claro antes de salir de casa qué necesitamos tanto para el embarque como para pasar el control de seguridad. Si se trata de un bebé y viajamos al extranjero, además de su pasaporte hay que llevar el libro de familia.  

A la hora de pasar el control, está permitido llevar potitos en frascos de hasta 250 gramos (se pueden conseguir de plástico), leche en polvo y no pasa nada por pasar un biberón con agua, aunque este es el menor de los problemas ya que podemos comprar en cualquier tienda o nos pueden dar en el avión.  

Antes de llegar al control, tener los objetos metálicos, los cinturones (que las mamis no viajen con zapatos de plataformas porque se los hacen quitar), las gafas, la cartera, etc, ya guardados en la mochila o bolso para ahorrarnos hacer malabares con el bebé en brazos, porque además debemos plegar el carrito y pasarlo por el detector de metales. Si el bebé aún no anda, no hay que entrar en el pánico. Pedidle ayuda al guardia civil de turno.   

Para no encontrarse con sorpresas a la hora de sentarse en el avión, lo mejor es a la hora de realizar la reserva asegurarnos que tengan cuna para el bebé (si el viaje es muy largo) y que el asiento del padre y la madre estén juntos (porque si no los pueden sentar separados, y quedar solo con un bebé en un viaje de más de 8 horas es bastante estresante). Las plazas para cunas en vuelos transoceánicos suelen ser limitadas, y van en función de la edad del niño (a menor edad, mayor prioridad) si no hemos reservado y si hay mucha demanda.  

Normalmente en estos vuelos la comida del bebé está incluida y suelen proveer con gran cantidad de potitos (pero por las dudas, mejor preguntarlo a la compañía aérea).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba