Los beneficios de la matronatación

Los beneficios de la matronatación

La natación es una actividad recomendada a todas las edades por sus múltiples beneficios y por tratarse de un deporte muy completo.

Además, es el primer deporte que se puede practicar en la vida, ya que se puede comenzar a hacer  matronatación o natación para bebés desde los 3 o 4 meses de edad hasta aproximadamente los 2 años. ¡Se puede aprender a flotar o bucear antes que a andar!

¿Qué beneficios ofrece la matronatación a los niños?

La matronatación aporta muchos beneficios a los bebés.

  • Aprenden a defenderse en el medio acuático desde que son bien pequeños
  • Pierden el miedo al agua
  • Desarrollan su psicomotrocidad o coordinación de las funciones psíquicas  y motrices
  • Se trata de un momento de juego y diversión
  • Al terminar la actividad se sienten muy relajados

Es importante llevar a los niños a piscinas acondicionadas para ellos. Los niveles de cloro tienen que estar adaptados para los bebés, además de la aireación y las instalaciones, para poder cambiar y duchar adecuadamente a los más pequeños.

¿Qué beneficios ofrece la matronatación a los padres?

Se habla mucho de los beneficios que obtienen los niños al practicar esta actividad y poco de los que obtienen los adultos.

  • Los padres disfrutan al practicar una actividad deportiva junto a su bebé
  • Se establece un vínculo muy estrecho entre padre / madre e hijo
  • Bebé y padre / madre están en contacto físico permanente durante la actividad y se refuerza la confianza del niño hacia el adulto y la autoestima del adulto
  • Los padres aprenden los ejercicios y juegos que se pueden hacer en el agua y podrán practicarlos fuera de las clases, con los niños

Probablemente este sea el único deporte en el que se pueda establecer un vínculo de este tipo, ya que ambos reciben la clase, ambos son alumnos y ambos aprenden y disfrutan a la vez. El niño seguirá haciendo actividades de todo tipo a lo largo de su infancia, pero muy rara vez junto a su madre o su padre.

También aconsejamos que si los dos padres quieren ir a las clases de matronatación y disfrutarlas, se turnen. Es un momento muy especial y ninguno de los dos se lo debería perder.

Ante cualquier duda o temor, se debe consultar al pediatra antes de llevar a un bebé a la piscina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba