La plastilina como juego que beneficia a nuestros hijos

La plastilina es sin duda uno de los juegos favoritos de nuestros hijos, ya que con ella pueden desarrollar la imaginación, crear formas, mezclar colores, y sobre todo divertirse.

Sin embargo, a los padres a veces no nos parece tan divertida cuando vemos el suelo lleno de pegotes de colores que arrastramos en nuestros zapatos. Pero si lo pensamos bien podemos evitar que esto pase y hacer una actividad divertida con nuestros hijos.

Jugar a la plastilina con nuestros hijos sin manchar

Lo primero es preparar la zona de trabajo. Haz sitio en la mesa y asegúrate de acotar la zona de juego. Los niños cuando se divierten y ven que tú lo haces con ellos son muy receptivos a las normas. Y ten siempre la escoba a mano porque antes de levantarse todos de la mesa hay que barrer. De este modo evitamos tener plastilina por toda la casa. Y muy importante, no olvides nunca guardar la plastilina en envases para que no se seque o se quede dura como una piedra. También puedes usar papel transparente haciendo una bola con la plastilina y envolviéndola en él.

Beneficios de jugar con la plastilina

Algo que te hará animarte a usar plastilina en casa es saber que como juguete aporta muchas cosas buenas. Lo primero que es barata y por ello asequible para todo tipo de bolsillos, y lo segundo y más importante, es que es una de las herramientas principales para que nuestros hijos desarrollen la psicomotricidad fina de las manos. Además, ayuda a desarrollar su concentración. Con la plastilina los niños hacen uso de las manos y de los dedos al tener que amasar, ablandar, separar y unir piezas para poder crear lo que está en su imaginación.

También sirve para que le hagamos ver las diferentes proporciones, y así desde pequeños empezar a distinguir formas y tamaños. El desarrollo de la psicomotricidad fina es muy importante a la hora de aprender a coger un lápiz y empezar a hacer sus primeras letras. Los niños cogen fuerza en los dedos al jugar con la plastilina y usar las manos. Por eso los profesores de infantil nos incitan a los padres a hacer uso de ella en casa.

Además, al tener la plastilina diferentes colores también ayudamos en el aprendizaje de los mismos. Nunca está de más reforzar lo que aprenden en la guardería o en el colegio.

¿Dónde encontrar plastilinas?

Hoy en día puedes encontrar en tiendas especializadas en juegos para niños diferentes tipos de plastilina dependiendo de la edad. Y no olvides que a los más pequeños les encanta meterse cosas en la boca, así que hay que supervisar que no lo hagan. Y siempre, siempre lavarse las manos después de jugar, y no olvidar las uñas, ya que la plastilina se les queda metida dentro.

Yo he comprobado que la plastilina sirve también para relajar a mis hijos. Les tranquiliza y logro que se concentren durante un rato en una actividad única. Además, nos divertimos mucho haciendo todo tipo de figuras. Nunca olvidaré cuando mi hija nos representó por primera vez a todos en plastilina, mi marido era más pequeño que ella y yo tenía tres brazos. Ahora le encantan hacer collares, pulseras y todo tipo de abalorios de plastilina para sus muñecas.

Y como consejo de mamá, aleja la plastilina de los bloques de construcción, no sé por qué, pero les encanta meter la plastilina dentro de los bloques y luego no hay quien la saque. Y cuando quieres hacer un castillo, ¡es imposible!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba