Por qué comprar un cambiador

Por qué comprar un cambiador

Amueblar la habitación de un recién nacido es una bonita y creativa experiencia, pero puede resultar algo cara.

Cuando el presupuesto es ajustado, nos planteamos de qué podemos prescindir. Muchas veces los nuevos padres se plantean no comprar un cambiador y cambiar al bebé en una cómoda que ya tienen o encima de la cama.

La razón principal por la que aconsejamos comprar un cambiador en condiciones, es muy simple: tu bienestar.

  • Un bebé es agotador y terminas tus jornadas con la espalda dolorida. Cambiar a tu bebé encima de la cama o en una mesa o cómoda que es bajita y ante la que tienes que inclinarte sólo te va a proporcionar un dolor de espalda tremendo, o aumentar el que ya sientes.
  • El cambiador te permite tener todo a mano: toallitas, pañales, cremas, ropa limpia…Es mucho más práctico y cómodo.
  • Muchos de los cambiadores incluyen una bañera. Puedes usar la bañera desde el cambiador o usarla dentro de tu bañera
  • Si tienes que elegir entre un cambiador de cajones y uno sin cajones que deje a la vista todos los productos y objetos que usas, elige el de cajones. Cuando el bebé empieza a gatear o a andar, no hay nada más divertido para él que vaciar el cambiador, sacar las cosas de sitio y vaciar la caja de las toallitas. El de cajones no se puede abrir, sobre todo si usas dispositivos de seguridad

Si tu presupuesto es bajo, puedes comprar el cambiador de segunda mano, o mejor aún, comprarte un cambiador nuevo y revenderlo cuando ya no lo vayas a usar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba