Los cojines de lactancia

Cuando nos quedamos embarazadas empezamos a pensar en todas las cosas que vamos a necesitar cuando nazca nuestro bebé. Las madres que quieren dar el pecho a su hijo se plantean si es bueno el uso de un cojín de lactancia.

Lo primero que hay que saber es que una de las cosas más importantes a la hora de dar el pecho es el adoptar una buena postura que nos permita estar lo más cómodas posible. No solo a nosotras, sino también a nuestro bebé. En eso, los cojines de lactancia pueden ayudarnos, ya que nos permiten tener una mejor postura relajando el cuello y los brazos, los cuales hacen menos esfuerzo al no sostener del todo al bebé, al igual que los hombros. Los cojines de lactancia permiten dar el pecho de forma cómoda y dejando las manos más libres para realizar otras tareas, como beber agua, leer un libro o limpiar la boca del bebe cuando este regurgita o se le escapa un poco de leche.

No hay que olvidar que dar el pecho da mucha sed y a veces puede resultar un poco aburrido.

Una de las partes más hermosas de dar el pecho es el contacto piel con piel entre la madre e hijo. Cuando este es pequeño lo sostenemos sobre el cojín acercándolo a nuestro cuerpo al máximo, y al ir creciendo el cojín podemos usarlo para apoyar los brazos y mantener al niño cerca de nuestro pecho. Los cojines de lactancia no están hechos para hacer de barrare entre la madre y el hijo.

Una de las cosas que puede preocuparnos es el tiempo de uso que le vamos a dar al cojín. En el mercado hay muchos tipos de cojines de lactancia, pero los más usuales son dos:

  • Los que sirven a la mujer durante el embarazo. Estos son de forma alargada como una almohada y nos dejan apoyarnos en él para poder tener una mejor postura mientras dormimos. Llega un momento en que la tripa nos pesa mucho y es muy difícil adoptar una postura cómoda que permita relajarse. Estos cojines son fáciles de manejar y podemos darles la forma que queramos.
  • Los que tienen forma de media luna. En este caso se usan más una vez que hemos dado a luz, y sirven principalmente a la hora de dar el pecho.

Pero la vida de un cojín de lactancia no tiene que acabar aquí, de hecho, puede usarse para sostener al bebe o para apoyarle cuando ya se puede sentar.

El inconveniente de un cojín de lactancia es que no podemos llevarlo con nosotros cuando salimos a dar un paseo, o comer a un restaurante. Bueno, por poder se puede llevar, pero sinceramente resultaría muy engorroso.

En mi caso yo opte por un cojín de lactancia con forma de media luna. Cuando nació mi hijo lo usé para darle el pecho. Me lo ponía alrededor de la cintura y apoyaba al niño encima. La espalda se resiente menos y sobre todo el cuello y los hombros. Pero lo mejor de todo es el uso que le he dado para las siestas de mi bebe. Después de darle el pecho lo envolvía con una manta y una vez dormido lo tumbaba en el cojín de lado con el culete en el hueco del cojín. En esta postura además de dormir como un bendito, conseguía que tuviera menos gases. Además, como lo dejaba en el salón sobre el sofá, podía estar cómodamente a su lado, leyendo, viendo la tele o simplemente relajándome sin preocuparme de no verle. A mí al principio me estresaba dejarle en la cuna en otra habitación mientras yo estaba en el salón, y usándolo de cuna improvisada lo tenía a mi lado y podía disfrutar de su carita, y de todos los gestitos que hacía al dormir.

El cojín también me ayudo a encontrar una forma cómoda de jugar con él, le dejaba en el cojín boca arriba mientras le mostraba juguetes. Se volvía loco de contento. Me encantaba tenerle en brazos, pero a veces es cansado y así podía estar con él sin hacer mucho esfuerzo físico.

Al ir creciendo el cojín se convirtió en mi mejor aliado para sentarle, lo usaba como respaldo, le ponía en su manta de juegos con el cojín rodeándole, y si perdía el equilibrio podía estar tranquila porque el cojín le sostenía o paraba el impacto.

Como veis, un cojín de lactancia puede ser un aliado buenísimo a la hora de ayudarnos a cuidar de nuestro bebé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba